jueves, 6 de abril de 2017

Mi alma tiene la palabra (Colección de poesía inédita) de Genaro Zúñiga


Mi alma tiene la palabra


Poesía de Genaro Zúñiga Escobedo

¿Para qué un poema?

¿Qué poesía podría escribir?

¿Poema para perfume

o poema para basura?

¿Poema para apalabrarse

o poema para olvidar?

¿Poema para abrir los ojos

o poema para cerrarlos?

¿Poema para quemarlo?

¿Poema para cuidarlo?

¿Poema para borrarlo?

¿Poema a gritos o en silencio?

Ustedes habrán de saberlo,

yo sólo sé

que hice de este momento,

un espacio necesario

para hacer este poema en mi vida.

Y listo. A mi vida lo acompaña

un poema que me enseña

la libertad de responderme

lo que quiera, cuando las preguntas

sean dudas que borran la visión

para apreciar este valioso instante de la vida.

 


Todo por nada


¿Qué innegable poder tendrá la gloria,

que siendo en realidad nada,

pareciera como si fuera todo?

Y es que para conseguirla hay que darlo todo

aunque en verdad su pago sea sólo nada.

¿Qué negocio es éste, tan macabro

que habré de perder la vida buscando ganármela?

Después de la cima de la montaña sólo aire de la soledad,

más allá de los confines del universo sólo misterio,

en los abismos del mar sólo densa oscuridad.

¿Quién puede llegar al sol sin quemarse?

Tantos logros externos y, sin embargo,

¿Por qué el mundo es infeliz?

Realmente tantos de nosotros

somos desconocidos y

¿cuánto valor no hay

en nuestro heroísmo silencioso

que no saben los demás?

Porque estamos hechos de la misma materia

y no hay nada en el Universo que pueda medir

nuestro amor sin horizontes.

Todos vamos al mismo fin,

hasta nuestra misma casa, La Tierra,

va hacia la inevitable muerte.

Así que homenajes a la parca con premio,

porque cuando ya nada se siente

se corresponde con lo que dentro no deja nada.

¡Un símbolo hueco!

Nuestra vida es nuestro tesoro,

como lo primero y lo último que tenemos.

Vayamos por la vida,

ya que todo termina,

no vayamos tras quimeras

sino aprovechemos la vida y disfrutarla

dándonos a nosotros nuestro valor.

Romance popular


Estoy en la esquina de este barrio

y aspiro el olor de los claveles del balcón.

No traigo guitarra,

no hay serenata,

no hay cartas de amor,

sólo hay suspiros profundos en mi pecho.

Anhelo porque salga la mujer,

esa mujer desconocida aún,

que también suspira por mí.

Sólo conozco música de mi mente,

que me hace silbar canción,

que es canto que sólo yo escucho

y  la calle sorda

con gente que piensa sólo para sí.

El agua con que riegan las flores

cae sobre mi cabeza,

haciéndome pensar que lloro

por el amor desconocido,

mas creo que me han confundido por clavel.

Más ¿Para qué llorar?

La esperanza de conocerla

me llevó largas horas en esta esquina.

Y no vino...¡Vino el colibrí a festejar el polen!

¡Vino el perro que jadeaba feliz vida!

¡Pasaron las personas, humanos que alguna historia de amor

parió para vivir su presente en esta calle!

No vino la mujer soñada por las noches y los días de juventud.

¿Qué es el romance? ¿Con qué se come?

¡Vámonos que hace ya hambre

y ella, la dulce de caramelo,

me espera el día de mañana

cuando vuelva a dar el sol en esta esquina de azúcar!

¿Qué tanto hay en las pantallas que ella no sale al balcón?


Vientre del amor


¡Alerta¡

La vida se escapa y no hay manera de detenerla.

Las espumas de las olas tampoco

dejan de burbujear a las orillas del mar y

mi corazón late rojo como

cereza del pastel acuático.

Nada está quieto, todo es eterno movimiento.

El tiempo es carrusel sin descanso

al cual subimos al mundo a dar vueltas.

Así, en mi ciudad, tengo la vida,

viven conmigo las creencias pasadas,

pero no son las ideas de mi corazón.

Porque la cabeza es cuna de fantasmas

y mi órgano escarlata,

latido de mis profundos sentimientos con el tiempo.

Lloran las almas la muerte,

más la alegría de vivir está presente en todos

quienes pisamos tierra.

Corazón pacífico,

cabeza guerrera,

hagamos las paces,

seamos uno solo

y no luchemos como un país en guerra civil.

Uno por uno caemos a dormir eternamente,

ya que así me toca por destino,

siempre diré con firme convicción: “!Viví como quise vivir!”

Se abren las nubes negras del temor

y pasa mi tranquilidad a mis anchas

a disfrutar los gozos celestiales

cuando la sencillez abre los ojos

y nunca cesa de mirar hacia dentro…

Donde el espejo mira hacia afuera.

¡Qué hermoso es el mundo interior llamado vida

que salió del vientre del amor!

 


Danza mexicana


Pareja, parejita,

¡Vamos a bailar la música!

Levántate de tu asiento, dame tu mano y dancemos este son

como Tláloc nos dio a entender.

Tu cuerpo de mujer,

anhelo sensual de figuras,

cubierto tras esa falda,

ora abajo,

ora arriba.

Tu rostro colorido,

ojos plateados, boca fresa roja y dientes de esquites,

bajo el andar de mi mano

al compás de los músicos del pueblo.

Ora viene la danza alegre, bailemos entre carcajadas rítmicas.

Ora viene la danza triste, valsemos entre lágrimas saladas.

Los tambores suenan a marcha guerrera,

¡Demos pisotones de ira!

El arpa suena dulce y onírica,

¡Mándame tu beso etéreo que ya te envié el mío!

Sigue el ritmo de los latidos en la banda de alientos,

el timbre de una guitarra que canta folklor,

la melodía es miel pegajosa en los oídos.

¡Danza

sin pena

y suda éxtasis!

Toda la música se baila,

las trompetistas ritman con sus sonidos

y los cuerpos en la tarima electrizan pulsos.

Los poetas bailan con la música que dictan las letras y

mi corazón baila,

mientras yo danzo contigo,

mis pechos con tus pechos salientes,

mis ojos con tus ojos de rimmel,

mientras esta pieza se va y se va hasta el silencio.

Descansamos, suspiramos, aplaudimos,

pedimos “otra”

y volvemos a nuestro lugar.

Y...

¡Que suene la siguiente canción!

¡La música llama a zapatear la duela!...

 


Coacalqueña


Coacalqueña, yo no soy ni nací en tu tierra,

no soy maíz de tu milpa

ni limón real de tu limonero,

más he andado por tus calles empedradas,

tu fiesta y tu folklor.

Bajé de la Sierra de Guadalupe

a contemplar la belleza de tu sonrisa,

tan bella como la luna que también ríe

y que las estrelladas luces de la noche

y tu ciudad, así como de la luz de tus ojos,

nos dicen en secreto: “Este pueblo vive lo universal”.

Coacalqueña,

yo no soy el vecino, novio o esposo,

yo soy el poeta que camina y canta tu honestidad.

Como caminante, otros pueblos habré de recorrer,

como poeta otras frases recitaré,

pero tan sólo por tener una amiga en Coacalco,

varias peripecias mi corazón sabe que pasé;

son historias que sólo yo sé

y que comparto con el sol y la luna de Coacalco;

porque, coacalqueña,

no sabe ni quién soy ni quién fui:

soy el poeta que una vez pasó por aquí.

Amén.

Alegrémonos


Alegrémonos que el sol sale a iluminarnos cada mañana y

cada noche se va para dejarnos arrullar con la luna.

Alegrémonos que el aire alimenta nuestros pulmones y

nos llena de una vida que respiramos cada segundo.

Alegrémonos que el cuerpo nos ha sido dado hoy como nunca y

y el descanso existe para cuidarlo.

Alegrémonos que la comida está en la naturaleza y

tenemos el alimento que hace latir nuestros corazones.

Alegrémonos que existe la música que armoniza la vida así como

el silencio que causa descanso a mis sentidos del sueño.

Alegrémonos que siempre hay a nuestro lado un ser querido

y que todos estamos relacionados unos con otros en el Universo.

Alegrémonos que somos humanos que cometemos errores y

que aprendemos con sabias experiencias.

Alegrémonos que falta mucho para hacer un mejor mundo y

que todos los habitantes podemos contribuir todos los días en mejorarlo.

Alegrémonos que la felicidad está en nuestra alma y no hay que buscarla

por todo el Infinito para usarla.

Alegrémonos que existen personas libres de cadenas y

los pueblos hacen cada día su experiencia histórica.

Alegrémonos que la cosa más fácil del mundo es sonreír y

que los niños son los primeros en jugar a la risa eterna.

Alegrémonos que la vida es un suspiro y suspirar es gratis.

Alegrémonos que todos nacimos siendo hijos y nuestro espíritu se forja con la vida y la herencia natural de nuestros padres.

Alegrémonos que todo va para adelante, a todos nos espera valientes lo que tenemos en nuestro día.

Alegrémonos que nuestro corazón es humilde como los árboles firmes

y nuestra imaginación nos hace volar del átomo al universo.

Alegrémonos hoy porque desde la luz feliz hay primavera para todos.

Alegrémonos de bailar la danza del tiempo al ritmo del amor

y la tristeza sólo es pasajera lluvia que las flores agradecen con su belleza.

Alegrémonos, en fin, nosotros, que la alegría es una dicha que nos espera a cada instante.

¡Alegrémonos, hoy ha salido el Sol ha decirnos: “Alégrense monos”!

 

Calificaciones escolares

Cinco reprobatorio me han puesto de calificación.
Sin embargo, sé contar
y el primer punto me lo doy por buen muchacho.
El segundo punto me lo doy porque soy feliz.
El tercer punto me lo doy por generoso
porque no quiero el diez,
ni el once ni el mil,
sino con cinco estoy satisfecho.
El cuarto punto me lo doy por fuerte,
porque me aprecio
y puedo decir que todo exceso es dañino.
El quinto punto y final registrado en la última boleta
me lo doy por sabio,
porque no persigo quimeras
y sí logré el equilibrio perfecto en la escala académica.
Así tengo cinco puntos por ser buen muchacho, feliz, generoso,
fuerte y sabio,
por lo que digo que, para mí, “5” es la excelencia

aunque reprobada.
Equivale a un NP, es decir no tengo el mal de magistrales: no perversión.

¿Un ser humano o un super humano?
¿Por qué entonces la gente calificada de puro “diez”, honores y poder,
tiene al mundo tan de cabeza apantallada?
Así, sin burocracia,
el cero es la más agradable calificación,
puesto que no cuento para los tiranos...
¡Tengo el todo para ser libre!


Tlacotalpan

Vine a visitar Tlacotalpan,

cuna de grandes versistas

y por eso va mi poema en rima,

porque no seré un poeta en la cima,

pero sí un declamador popular de esta esquina.

Aquí todos cantan “La Rama” y “El Colás”,

acompañado por rasgueos de jaranas,

a cada hora suenan las campanas de iglesia,

si eres poeta y músico a este pueblo ribereño vendrás.

Vine de noche cuando ya no había merendero,

eso sí, en cada rincón cantina y borrachero

y visité la casa donde nació el artista Agustín Lara,

que dejó un legado para que cada romántico cantara.

Lo que sí es un grave pecado,

es no visitar su surtido mercado,

donde andan de blanco, sombrero y paliacate,

y donde se hablan de tú a tú, de cuate a cuate.

Aquí se hacen décimas hasta el hastío,

por eso a un lado de su río,

¡Yo me tiro al suelo y me río!

¡Qué feliz es Tlacotalpan vivo!

Tlacotalpan, Veracruz

 


Mi parque Naucalli


Parque de los enamorados

que descansan abrazados en la alfombra verde,

a un lado de los árboles de zenzontles concertistas,

ópera de silbidos entre abrazos reales y amores aparentes.

 

Hay un lugar para todos: las niñas se mecen en los columpios,

los jóvenes de piernas imanes van tras el balón,

un poeta se inspira del milagro natural mientras observa una flor,

un payaso convoca a la gente que gustosa acude a la risa.

 

Los niños dejan volar su fantasía

y se internan en la pirámide de aros infantiles de colores,

entre los cuales se enredan

cual si estuvieran dentro de un tanque onírico.

 

¡El aire! Tesoro en un mundo de ciudad,

pasa por entre las ramas

acariciando las hojas de murmullos

y mueve las nubes en sus múltiples formas animales.

 

Caminante que disfrutas del saludo de tantos árboles,

el olmo, el pino y el ciprés son tus compañeros preferidos

y tantos otros árboles, flores, césped de las nubes oscuras,

nidos de alondras que vuelan como la hoja seca al polvo de semillas.

 

Trotar entre las palomas que comen migajones,

nada agradece más el cuerpo que el ejercicio amable

junto a la música de violín y guitarra que charla con sus hermosos sonidos

la inmensa belleza de lo que sordamente escuchan pinos y eucaliptos.

.

Por todo eso, al parque voy para escuchar su sinfonía natural

 y abrazar su viento verde,

bañarme de luz de sol y andar por sus veredas de fresca sombra,

rodeadas de zenzontles negros que chiflan lúcidas tonadas en las ramas.

 


Capitán Capital


Mi sangre cabalga en mis venas

y saldrá por las coladeras

hasta llegar a la mar.

Porque mi sangre estalla, ríe y camina,

por los senderos de mi cuerpo,

magullado por los látigos de la presión.

Mi sangre ya no quiere vivir conmigo,

se quiere ir a otro mundo,

ser parte de otro espacio,

para que ya nadie la explote

y sus glóbulos no sirvan más al patrón.

Porque todo alrededor me es cuerpo vivo,

que está sin sentido con volumen y sombra,

pero un mundo le ha dado el sentido

de trabajar para los flojos que mandan.

Mi sangre quiere subir a la cabeza,

acumularse toda en mis ojos

y estallar para decir: “¡Basta!”.

Teñir de rojo los mares,

volver marciana la Tierra,

volar por cielos que llueven plaquetas

y finalmente descansar bajo tierra,

hasta que se sequen todos los ríos escarlata de la humanidad.

¡Basta de pagarle al que me explota!

¡Basta de rendirle pleitesía al que me maltrata!

¡Basta de arrodillarse ante el Dios que me castiga!

¡Basta de subirme al tren sin destino!

¡Basta de que me cobren hasta el olor de la rosa!

¡Basta de gastarme mi dinero en los juegos del patrón!

¡Basta de que me corrijan hasta el cansancio de que así no!

Protesta mi cuerpo kamikaze,

nuestras espaldas son los tambores de los niños sangrones

que sin descanso exprimen nuestro dolor

y, como basura usada,

nos arrastramos a pedir limosna

y que alguien nos de un empleo por favor.

Capitán Capitalista,

yo no quiero una moneda,

sólo quiero que estallemos

al son de los aviones de Nueva York.

Capitán Capital,

una vida en libertad es tu enemigo.

Déjanos sin comer,

no nos pagues nada por nuestro trabajo

y aún así no dejarás de que prefiramos

vivir sin tu grillete humano.

Es mejor que me falte mi número de matrícula personal,

a vivir engañado en el fraude del trabajo eterno.

En nuestra sangre late la libertad

por la que lucharon nuestros héroes,

mi corazón es una bomba de tiempo,

que estallará antes de que la máquina tragahumanos

me haga trapiche y quede como bagazo carmín.

Sangre loca y viva,

que corres por mis venas,

yo no tengo carabina 30-30,

pero traigo esta poesía

para dársela a los habitantes de nuestra nación.

 

Manos explotadas


Los mineros van a morir aplastados por un derrumbe de tierra,

los obreros que trabajan con químicos se contagian de cáncer,

la piel de las manos de los trabajadores de la fábrica de mezclilla

quedan azules, con la sangre hirviendo en el interior de sus venas.

Los estudiantes trabajan un plan de estudios burocrático

y consiguen, los pocos, un título que nunca llegan a ejercer.

Los demás quedamos fuera del sistema,

a la usanza de quedar bajo la garra de la expoliación.

Las manos del campesino tienen surcos profundos

sin ningún superficial centavo que los reconforte,

los artistas hacen sus obras invendibles,

las calles están llenas de vagabundos,

el pueblo clama otro sistema

porque todos tenemos dolores, sufrimiento e incertidumbre,

ante la ideología que domina de los patrones.

La engañosa competencia,

pirámide de los señores del dinero,

donde cada hombre necesita trabajar tanto

que dé lo imposible por un salario miserable

y el pueblo partido en miles de pedacitos egoístas que son sus personas.

Las escuelas son centros para el adiestramiento de esclavos

y las fábricas tienen un apetito voraz en tragarse humanos.

Vivimos bajo la sombra de un implacable horario,

que saca nuestro jugo completamente,

para quedarnos sólo con el bagazo de nuestro cuerpo

y una mente que delira ante el ritmo de esta explotación.

 


La vida sólo pasa


Ya cruje la rama pisada por tu pie.

Parece que ahora sí vienes

y me apresto a recibirte

con nostalgia.

¡Hace cuánto que no vienes conmigo!

Más espero en vano.

El torbellino del tiempo

en el laberinto de la ciudad,

nos lleva por otros caminos

que sabrá Dios cuáles son.

Un té de Damiana amargo produce mi corazón,

triste como fruto arrugado y flor marchita sombría.

Al resignarme a llorar por lo que ya no vuelve,

sale el sol de la mañana

a iluminarme el rostro madrugado.

La vida son senderos que el alma cruza

nacida del espíritu de dos amantes,

dormida para siempre en el polvo

que una vez nos sostuvo y ahora es ceniza.

Toda la nobleza de la vida

resplandece como la luz de un cometa

entre las otras estrellas del cielo cansado y oscuro,

cuando dos almas se iluminan con su amor.

Todos nos hemos reproducido felizmente

como grillos encima de nuestras parejas.

Así poblamos el mundo.

Más el amor que nunca vuelve,

que pudo ser pero jamás fue,

que ya no existe más que en el recuerdo,

ese amor perdido, es ilusión muerta de nuestra mente.

No resucita, pero ¡Recuerda dolor espiritual!

Y por más que escucho tu pie pisar la rama,

espero en un rumbo con otro derrotero.

Tú vas por otro camino,

tú ya nunca vuelves,

ni reconocerás al que te siente.

Sólo me devuelve ligeramente la sonrisa,

que al escuchar tus pisadas rumorosas,

¡Vives y disfrutas las delicias del corazón que sueña como el mío!

 

¡Bravo!

No busques más quimeras,

todo se encuentra en ti,

sólo infelicidad se consigue de anhelar lo que te falta

y sólo dicha cuando valoras lo que tienes contigo.

Triste sueño al nunca dormir por alcanzarlo

y enajenados quedamos con la recompensa de más miedo,

sí, sólo con la amargura bailando en la mente,

en contrapunto con las esperanzas de la luz feliz.

Hay tantos que quedan en el camino

como senderos hay muchos por recorrer,

que sólo me quedan yo mismo y tú, mi gran amiga,

que muero porque tus besos me revivan.

Eres tan concreta que sólo quiero tocar si no eres sueño.

No, no lo eres,

traemos el corazón herido de tantas batallas en el mundo,

traemos en la espalda el peso de no saber si viviremos mañana,

traemos la estrella, el sol, plata y enjambres de oro en nuestros ojos

que nos halagan con miradas.

Soy un juglar del pueblo y tú eres una arlequín de la sonrisa,

mis amigos son los canarios cantores

y la luna vela todas las noches nuestro sueño melodioso.

Ayuda,

callen a la envidia

que deja ciegos a quien la escucha

y mudos a quien la ve,

no sea que me aturda

y nunca te conozca…

y quizá nunca me conozcas.

Más este poema de ignota suerte

ha vencido una vez más a la ignorancia

porque ahora sabe a ti.

 

La calma nos cuida

Saúl corría con genialidad,

volaba con estrepitoso récord,

cumplía con todos los horarios,

pedía más látigo al corazón agotado

y en toda esa prisa sólo obtuvo

una muerte más prematura.

“¡Bravo –dijo Su Muerte-, ganaste, qué rápido viviste!”

Saúl, el inquieto,

vivió a tal velocidad

que el tiempo fue su enemigo

y paró su reloj de manecillas rápidas.

Fue el madrugador al cual Dios lo ayudó

deteniéndole la vida que no disfrutaba.

Lo lento,

es un ángel que nos cuida de los pesares.

Nada cuesta suspirar de alivio

en lugar de mirar a las manecillas volar.

La rapidez,

ese demonio que se apodera de nosotros,

además de que expone la vida de los otros,

ni siquiera llegamos a donde queríamos,

en cambio tenemos un problema trascendente:

al irse la calma, la prisa lleva al descontrol.

Todo por ganar un tiempo insignificante

perdemos lo más valioso.

¿Qué es lo que más valoramos

si no es nuestra vida temporal?

Las ansias nos devoran el espíritu.

El Tiempo es Dios,

la gente sólo vive por épocas.

Vida en calma,

serenidad que nuestra mente mundana necesita.

Ser como la Naturaleza con paciencia, lento...

L-e-n-t-a-m-e-n-t-e...

El último en llegar,

no es menos que el primero que llegó

ni más que el que nunca llegó.

 

El pueblo nunca muere

Aunque los aires purulentos se despliegan en la actualidad sobre el pueblo,

los invencibles viven su vida a pesar de los pesares:

La familia reniega de su tierra y se va a pernoctar a París;

las parejas reniegan de su libertad y se van al contrato civil y religioso del anticondón;

los sabios guardan silencio y los ignorantes hablan por los codos;

la gente pobre quiere ser rica y la gente rica quiere hacerse más rica,

lo que resulta más en la miseria y una élite microscópica neuronal;

el gobierno ahora es  empresa cuya única meta es la ganancia

y los negocios son la prioridad para el desempleo inhumano;

el poder sólo se sirve a sí mismo,

la economía es piramidal

y el crimen es cada vez más cotidiano, “normal” y gastronómico.

Pareciera que un niño jugara a las guerritas con sus soldados y policías

para combatir un fantasma vestido de dinero y sangre de veneno.

Quien viva en México me dirá que todo esto vive,

pero quien viva lejos se dará cuenta

que el peligro para México pasa candente,

a menos que el pueblo empuje hacia el precipicio

a quienes proyectan opresión.

¡Libertad y Justicia para el pueblo!

La Historia nos enseñará de este patético periodo lo claro:

mueren y mueren mal gobierno tras mal gobierno,

pero ¡El pueblo nunca muere!

 

El refugio de la vida

Así se me presente el hombre más rico

como el ser más miserable del planeta,

para mí ambos son iguales y ni uno vale más que el otro.

Porque la Tierra tiene millones de pobres sin monedas

como el rico millones de monedas sin personas.

Son lo mismo.

Todos nacimos del vientre materno

como al morir seremos esqueletos

o cenizas, da igual si fuimos pobres o ricos.

Mucho tiempo ya pasó antes de nosotros

como habrá después de que muera la última civilización.

Nuestra vida es un suspiro en el año luz

y es única de cada quién.

Nuestra vida es sólo nuestra y no es de nadie.

No es de una empresa, ni una escuela, ni una pareja,

ni una persona poderosa,

la vida sólo es de quien tiene latidos en su corazón

y recordemos que la vida de los otros tampoco es nuestra.

Un día nos extinguiremos de la vista de todos

sabiendo si fuimos felices o no a pesar de todos los conceptos externos

del mundo insaciable de engaños.

La vida vale más que el dinero,

recordemos que no es tan importante la cuenta de los pesos

como estar ahora o no estar.

Las resurrecciones no se compran en “Shopping Plaza”,

¿De qué le sirve a un rico almacenar

millones que no va usar bajo su tumba?

No aspiro a esa vida de falsa felicidad llena de cadenas

sino a seguir mi vida como la primera vez que sonreí a gusto,

sin saber, como todos, nada sobre mi futuro.

Ni tampoco a ese amor que es grillete,

maniquí unido de concepto posesión.

El amor no es un negocio,

el que cree poseer no se tiene a sí mismo.

El amor es libre,

la naturaleza no está llena de contratos y escrituras.

No hay testamento para la muerte del cielo,

ni contratos para que la lluvia caiga en la tierra,

ni fronteras para el aire viajero,

ni mercado para calentarse con la luz solar,

ni diplomas para que las plantas disfruten la vida,

ni salarios para construir los colores del arcoiris.

También los hombres somos libres

y todo lo hemos inventado menos la vida ancestral.

Cambiemos de camino

sino estamos de acuerdo con las trampas

y encontremos el propio sendero natural.

Donde la vida sea propia y no ajena,

donde nuestro trabajo sea propia riqueza

y nuestra fortuna, la vida.

Donde pueda uno sonreír felizmente como ahora,

sin importar el ayer o el mañana,

con agradecimiento a la vida

que siente la maravilla que abriga en su refugio humano.

 

Pequeño


Como un grano de arena,

como una burbuja de mar,

como un polen de girasol,

como una hormiga de la ciudad,

como una gota de lluvia torrencial,

como una pestaña de tus ojos,

así soy de pequeño

y sin embargo,

soy parte del Universo.

 


Limonada
Zapotecos comen zapote,
libélulas arrancan poesía a las academias,
masas amarillas defienden su petróleo


frente a la voracidad del gobierno azul,


una jornada nos lleva al paladar de los mercados,
jardines del arte nos llevan a danzar guitarras,
canción mixteca cantan juglares en los acueductos de las lupitas.
Los limones son redondos y verdes,


agrios y amargos,


frescos y sencillos.
No llores por el limón
porque tu vaso quieran que se llene de lágrimas
cuando también se llena con puro jugo de limón


y una deliciosa


limonada.


Consuelos desafinados


Ahora que estoy alegre, tú estás triste.

Amiga, ya no llores más.

Mejor ríe, alegre, que así me das calor en este crudo otoño.

Anda, que a tus ojos

vuelvan las gotas de tu caudaloso río de melancolía,

para que salga en tu fresca mirada

la luz del arcoiris de tu sonrisa.

Que si sigues llorando

me vas a ahogar en el mar de tu tristeza

y voy a quedar en medio de tu océano salado.

Todos los caminos tienen astillas

que duelen al enterrarse en nuestro ser,

pero para eso es la vida,

para aprender a quitárselas

y seguir el camino con experiencia.

Algunos asuntos son fantasmas etéreos

que disolvemos

como el sol diluye a las sombras de la noche.

Entonces ya cambia esa amargura,

anda que la vida pasa y pasa

y en un suspiro se nos va.

                                 *

Después de llorar, al fin no estás cabizbaja,

miras valiente y esbozas una caricia de sonrisa.

¡Ahora hasta te ríes de ti misma de llorar!

Milagro que me llega al alma.

Veo que la belleza radica en caer y levantarse,

en detenerse y seguir,

en perder y continuar en lucha,

en llorar y alegrarse,

en estar preocupado y reírse de uno mismo.

Es el sino de la vida presente.

Ahora lloro de verte contenta,

es llanto como la lluvia de la primavera a las margaritas, de alegría.

Afinamos nuestras almas encontradas.

Templemos nuestras emociones

al mismo tono para tocar en armonía

esta misma canción.

 


Capitalismo


Todos lo tratan

de alcanzar,

uno encima

de otro,

nadie

puede.

Todos

saltan,

se desviven,

se desagarran,

se desgañitan,

se destripan,

se trituran sus manos,

se hieren los pies,

se echan la culpa.

Todos creen que pueden,

sólo los pocos de arriba

alcanzan el premio

y desean cada vez más

alto llegar

con más

gente que

los sostenga.

¿Qué es?

Palo encebado.

 

Caballero águila

Eras Raulito antes de tu accidente,

te llamabas Raven en tu convalecencia

y ahora eres

Caballero águila que ha volado al santuario

prehispánico de los guerreros de Cuauhtémoc.

Risueño como un duende cantarín y polifacético,

rebelde con todo hasta con el día y la noche

y sociable como la abeja más popular del panal.

Crecen tus rizos como una medusa por todo el acueducto

y dejas negras las conciencias de los fiesteros trágicos.

Como todos en la ciudad,

stress, todos los días stress,

hasta que el gato negro aulló aquella triste noche.

Sólo tu sonrisa en tus momentos alegres que fueron muchos,

así como tus nobles sentimientos que florecieron de tu sufrimiento,

son los recuerdos que me llevo de tu guerrero porte

en la licuadora de la ciudad impredestinable.

Allá en las alturas celestiales,

Xochiquetzalli te recibe con flores para que

troves tus canciones y enseñes cantos a los futuros caballeros águilas

en sus descansos.

La esclavitud en los bosques de maple ha quedado atrás,

los calambres que te atosigaron desde el viaje con el suicida han quedado atrás,

ahora no vuelas como cuervo, como te decías, sino como un águila que llega lejos en el cielo.

Sólo me queda despedirme con el último saludo de la “banda” que me enseñaste,

ver tu guitarra pender en lo alto junto a tu imagen en tu homenaje popular

y saber que cada cual quiere a su manera.

Te llevaremos en el recuerdo amado Rulas en el corazón,

amor somos y en amor nos convertiremos,

vuela, vuela muy alto,

desde ahí verás cómo vive el gato que aulló aquella noche.

 

Terrícolas

Tú y yo,

como dos hojas de un frondoso eucalipto,

como una catarina y un cartero del césped,

como hormigas que caminamos por el mundo,

como espejos humanos que reflejan...terrícolas..

Tú y yo,

somos como dos hermanos,

similares como el agua que brota de la misma fuente

y con la misma sombra,

distorsionada de mil maneras con nuestros ojos.

Ustedes y nosotros,

también somos humanos,

pero...

¿Por qué actuamos como si fueran, ustedes y nosotros,

extraterrestres?

La Tierra cultiva amor pero el mundo siembra odio,

sólo que recuerda que tú y yo somos como dos

hermanos...

que somos como dos gotas en el océano del universo.

 

Tiempos de conservadores

Si por Justicia entienden que van 70 mil crímenes impunes

entonces ¿Qué entenderán por Injusticia?

Si “peligro” entienden que es el proyecto del rival político

entonces ¿ellos se creerán en un “lecho de rosas”?

Robarle al pueblo es el desayuno del político,

                                  el banquete de los ricos,

                                  la cena del magistrado.

Explotar al pueblo es tarea de cada empresa,

                                                 cada escuela,

                                                 cada tripa del hambre.

Engañar al pueblo es el bombardeo masivo de la publicidad,

                                   con sus grandes atractivos de compra

                                   de mercancías siendo sus favoritos

                                                                       los cuerpos.

Cuerpos que trabajan,

cuerpos que son masas hambrientas,

cuerpos que consumen y se inflan,

cuerpos que se maquillan y dan placer,

cuerpos que se reproducen en otros

cuerpos que trabajan,

cuerpos que son masas hambrientas...

 

Pegarle al pueblo es la responsabilidad de la macana

                                                       y del gas lacrimógeno,

cuando surja la protesta organizada.

Pero vamos más allá,

cuando el negocio de hoy día son las tristes masacres de gente,

este horrible espectáculo de la Sangre Humana,

donde lo único que se alimenta,

es lo que sostiene a los usurpadores del Poder:

el Miedo.

 

Pero, la estrategia del terror

funciona sólo por corta temporada,

porque los pueblos están vivos

y aunque los apabullen de mensajes sin esperanza,

la vida se abre paso a pesar de todos los intentos de

amedrentarla.

 

 

¿Cómo han de vivir todos aquellos que

llenan de temores los corazones de la gente?

¿Cuánto dinero querrán para sí aquellos

que tienen tanta riqueza pero, insatisfechos,

quieren más?

¿A quién obedece quien en su casa es un villano

y fuera de ella es un soldado ejemplar de extraños?

 

Cuando camino por el campo,

en un atardecer que ilumina

los montes negros quemados

y fragmentados para ser ciudad,

veo la flor morada de un pequeño

cactus que se abre paso

en la erosión.

La música del agua de un río

arrulla mis oídos y me digo:

“Así la vida se abre paso...

la vida se abre paso...”

Y el pueblo avanza

a pesar de todas las pesadillas

que se tejen a su alrededor,

y quienes se quedan atrás

son quienes crean este

espectáculo de terror.

 

Bombas de jabón


Ilusiones,

son bombas de jabón que estallan en el aire,

películas que no ven el presente,

son quimeras llenas

de un enorme vacío.

¡Son bonitas y feas más revientan solas!

El pasado emite sus bombas de jabón y

sólo está el tiempo

que pasa y sigue sin pausa ni prisa.

Sólo una imagen virtual que pasea por la cabeza,

con comentarios e imágenes que piden ayuda

y luego se revientan solas y se olvidan,

pasando a otra bomba de jabón memorioso.

Atrapé en el aire sus esferas de nácar enjabonado,

un juego infantil en el lago de los cisnes

o una memoria incesante.

El corazón está tranquilo

porque esas ideas ilusorias flotantes sólo son....sólo son...

bombas de jabón.

 

La esperanza del amor


Despunta el día en esta ciudad.

Despierta conmigo el amanecer

y me estiro para darle la bienvenida

al sol saludador.

Mis pensamientos matutinos me atacan:

“¿Por qué no has tenido novia?”

No sé qué decir ante mi otro yo,

quien me recrimina con una serie de

escenas de mi pasado que hacen

temblar mis ojos ante el recuerdo

de mi ego tenaz.

Prendo la radio para, con la música,

escuchar la paz que mi alma necesita,

pero las canciones de amor

más exaltadas y desgarradoras,

imprimen este mensaje total: “El amor, ese requisito”.

Bueno, pues, falta el amor, la pareja.

Decido salir a la calle.

Camino con mis pensamientos y medito.

Encuentro paz en el árbol añejo que está vivo.

De pronto, pasa una pareja a mi lado con un beso exhibicionista.

Desvío mi atención en las flores y su polen.

Estar solo con mi camino a un lado de una pareja.

Viene a mi mente los recuerdos de los

que vi juntarse y tiempo después separarse

y de la novia, sí, una novia tuve,

de la que nuestros senderos se separaron

hace ya temporadas con lluvia.

Sí, poder con una, con dos, con 84 –como un nigeriano

que tuvo 80 divorcios-

ideas que creen que cantidad es sinónimo de triunfo,

pero la avaricia crea sus derrotados.

El mundo

es la apariencia de ser felices,

¡Cuán infelices son pero cuánto los infla el ego social!

Más si en este mundo caben muchos mundos,

tengo la esperanza de encontrar un mundo que compagine con el mío.

El mundo sencillo me llevará a encontrar

a mi pareja sencilla.

Entonces puedo ver a las parejas a mi alrededor,

como mundos que no tienen nada que ver con el mío.

La vida es buena conmigo y por eso me digo:

“Con la real algún día nos descubriremos.

¿Cómo será? Sólo sé que será una mujer ¿Cuál de todas entre tanta belleza, inteligencia, talento o simpatía virtual que buscan un hijo digital? La real camina por la tierra que nos da de comer”.

Parejas, bebés, parejas, bebés,

¡Qué bueno por la experiencia!

¡Qué malo por las noticias y estadísticas de los divorcios!

Amar es sencillo,

pero amar en un mundo estereotipado

no lo es.

Tengo la esperanza firme,

de vivir la vida con amor

de amar aún sin ser amado,

pero saber distinguir entre la madeja de oasis,

saber entre quienes construimos

un mundo o quienes se separan de él.

Regresé a la casa,

todo se me olvidó,

la comida de hoy me recordaba mi hambre,

la música me pareció amable,

el recuerdo del polen y las flores

saludaba el amor

sereno de lo que percibo fluir.

La vida sigue....

 

Águila y Ruiseñor

Como águila, así deseo volar en libertad,

allá por las nubes de cielo abierto

y dejar en tierra las mezquindades del mundo humano.

Dejar a un lado el ruido de grillos y grilletes

e ir como un sonido para armonizar la música,

litera del espíritu.

Olvidarme de las mañocracias de las obligaciones sociales

para ver un paisaje en las alturas como mi único pensamiento.

Como águila sueñan mis ojos ser

para volar en libertad lejos de las cadenas de acero y de tv.

Pero si en realidad, yo fuese como un ruiseñor que canta feliz

en la rama de un pino de castaños cuando amanece el nuevo día,

también mi felicidad es libre como el viento que llena mis pulmones.

Alas libres,

canto contento,

atributos naturales que humanos y humanas usamos

cuando el cerebro social se estropea a sí mismo

al no aprender de sus crisis.

Los espejos rotos

México,

¡desmoronado!

Señora autoridad,

déjeme participar que yo soy mexicano

y nací tan igual como usted en esta tierra.

Quiero hacerles saber que ni la fuerza del Estado

ni la ola criminal

podrán contra el futuro de la vida

ni la felicidad del pueblo vivo.

Saben bien que egos viven en un infierno,

que es fraude nuestros últimos presidiarios,

que hay corrupción en cada esquina de nuestro México,

que van tras sus glorias aprisa sin reparar

un instante en lo hermoso de un instante.

La mayoría busca esa vida complicada

y desprecian esa vida natural.

Porque las ratas no se acaban a balazos,

sino con música de flautas,

ni la corrupción con más engaños,

ni la verdad con más mentiras,

para servir al pueblo no sólo se baña la imagen

sino la mugre excesiva de egoísmos.

Empezando por no llenarse de dinero ajeno

cualquiera que sea su justificación y su miedo.

¿Cómo no va a haber injusticia en el país

si la Justicia está comprada con dinero?

Si tenían miedo de morirse de hambre

entonces se morirán de atracones.

Los líderes de este infierno

llevan a la gente engañada hacia las llamas,

porque hay dolor y pobreza,

aunque la disfracen de bellas farsas

donde pocos devoran

y deja a los demás con nada

o quizá alguna migaja.

Por eso creo que México no se divide en ricos y pobres,

sino en gente feliz y gente desdichada.

La gente buena

está con la Vida

y ella ha ganado todas las batallas en el Tiempo.

A los corruptos les digo:

Que no lean este poema,

sino chequen el espejo popular y observen con horror

sus hechos.

Ay¡ Caray¡

¡Hasta el espejo se rompió en mil galaxias!

¿Por qué será?   

                                                        Una hormiga

 

Camina la hormiga por la pradera. Avanza en la noche a paso firme y constante. Esquiva los pastos verdes, cortos y largos. Pasa el viento y le peina las antenas. Es negra y muy pequeña, va en busca de su casa. Después de rodear a muchas piedras, llega a la arena de su hormiguero donde lo esperan unas migajas de pan. Se las han dado sus compañeras hormigas luego de su expedición en el día. Come para reponer sus energías.

         Duerme y descansa con sueños sobre la pradera.

 

EXONERADO

Yo no fui.

La culpa es de la culpa.

Tampoco tú tienes la culpa.

Que nadie castigue a nadie.

Atrás quedó lo de atrás,

ahora estoy libre

y vuelo como ave tras el clima

más abrigador de la vida.

Ahora estás tú, mujer de encanto;

quienes te desean poseer

te quieren en su jaula prisionera;

quienes te desean en libertad

viven sin culpas de apreciarte igual a uno.

Son muchos los mensajes de mi mente

que buscan que tenga miedo,

pero es más fuerte el aliento de creer en lo universal.

Para la religión,

haga lo que haga soy culpable;

para el empresario,

tengo que hacer lo que él manda o soy culpable;

para los autoritarios, sólo su ley culpa con castigo,

pero ellos no pueden ser culpados ni corregidos;

como una abeja del panal

sorteaba la culpa social de aprobar o reprobar;

para los vecinos el descansar

era motivo de sentirse un flojo;

hasta de mi propio placer me hicieron sentir un procesado,

pero a todos ellos les digo ahora,

sin grilletes en mi cuerpo y mente:

que no soy culpable de nada,

ni de existir ni de amar,

vine a la vida a disfrutar de la vida

y a amar en libertad

tal y como se ama el Universo a sí mismo. 

 

ANTÍPODAS

Clones y hombres libres no son enemigos, simplemente llevan caminos opuestos,

comparten el mismo suelo y la misma época, pero son antípodas.

 

Los clones quieren el arte para recordar que no todo en la vida es buscar dinero.

Los hombres libres quieren la vida para hacer de ella su mejor obra de arte.

 

Los clones quieren trabajar siempre para llegar a no hacer nada algún día.

Los hombres libres descansan para trabajar lo importante.

 

Los clones quieren exaltarse a costa de su salud.

Los hombres libres exaltan la salud a costa de serenidad.

 

Los clones quieren tener pareja como propiedad acumulable.

Los hombres libres aman y se tienen a sí mismo como a un buen amigo suyo.

 

Los clones pierden la vida para ganársela.

Los hombres libres ganan su vida para aprovechar lo que un día ya no tendrán.

 

Los clones compiten por ser el mejor, el único, el más perfecto.

Los hombres libres saben que la vida no es una competencia y que son tan comunes y corrientes

como cualquiera que pasea por este planeta circundante.

 

Los clones se uniforman al molde que la televisión les dicta a la moda caprichosa.

Los hombres libres son seres auténticos y originales porque siguen el camino de su corazón que les dicta como primer paso: apagar el ruido.

 

Los clones pelean entre sí por acumular más propiedades privadas de cosas y personas.

Los hombres libres pelean contra quienes los quieren tener en una jaula de oro,

pero prisión;

 

Los clones sólo creen que el dinero es la riqueza y se empobrecen en las trampas del que más tiene.

Los hombres libres saben que la riqueza es la sencillez y no solamente son cantidades,

sino también calidad de cultura y sabiduría.

 

Los clones son una masa de bocas como las dibujó José Clemente Orozco,

piensan con el estómago,

sólo trabajan para comer

y sólo comen para trabajar,

funcionales para la esclavitud

pero marginados para la Vida.

Los hombres libres piensan con la cabeza,

nadie los mira

pero ellos observan todo a su alrededor.

Marginales para las cadenas

pero funcionales para la vida.

 

 

Los hombres y mujeres libres tienen un sueño

y es vivir en un mundo cada vez mejor,

libres de las patrañas de todas las mentes,

libres para ser quien de verdad son.

Caminan unos con cadenas,

caminan otros con libertad,

pero todos vamos por la Tierra

de la mano del Tiempo,

quien consume de distintos modos

nuestras vidas.

 

BUENASUERTE
“Buenasuerte”, amigo de muchos caminos.

Compañía en la colonia sola

que caminaba por la vereda

para avanzar una hora en el tiempo,

espantar el tedio

y salir de la prisión entre las casas temerosas.

Los demás perros saludaban tu paso

con sendos ladridos envidiosos

porque estaban tras las puertas y las rejas y sólo te sentían pasar,

como un libre pasa entre enclaustrados.

Hasta regresar al hogar donde en la noche,

cada día te esperaba un plato de croquetas y agua.

Te llamo “el perro de perros”

por tu constante afán de vivir

y luchar por la comida nuestra de cada día.

Tengo la salud de cada paso en nuestros paseos

y tuve el gusto de verte crecer de cachorro

a viejo de canas y ambos fuimos felices de aventuras.

Hasta tu hijo “Melvin” tan negro como su madre“Merza”,

te peleaste con él por el territorio

pero siempre fuiste respetado en la convivencia aledaña.

“Nabucco” no sobrevivió pero “Melvin” sigue tus pasos.

Hasta “Coco”, el perro loco,

nunca pudo contigo a pesar de sus furias obsesivas al verte salir a caminar.

Te quedan las sensaciones de nuestro andar por la sierra, ciudad y bosque,

el alivio de llegar a casa luego de decenas de perros persiguiéndote en la noche,

y tus muy pocas enfermedades que me indican

que con nosotros la pasaste contento.

Por el destino has estado solo de chico, solo de grande,

pero encontramos amigos que te adoptan

y estarás con una bella Dalmata y un pequeño Schnauzer

en los lejanos horizontes de un pueblo Texcoquense.

Labrador, qué buena raza saliste,

amigo del ser humano en tiempos apesadumbrados,

Buenasuerte, ¡Cómo me contagiaste de felicidad

esos momentos de tantas aventuras bien libradas!

 

Trueque de Cubetas

Pueblo crispado por la pobreza.

Fuiste a la escuela como todos,

trabajaste en las empresas como todos,

no te rebelaste ante gorra azul ni casco olivo

y a cambio de la vida ofrendada,

sigues en la misma carencia.

 

En estos tiempos electorales

sólo un trueque de cubetas.

 

Tú, pueblo,

tienes espíritu

que añora libertad;

tienes criterio

y aunque te engañen,

sabes en el fondo dónde

está la verdad.

 

Pero...

¿Por qué cambias

 por una cubeta

 tu voto?

 

Masas de gente

del mitin electoral,

regresan a sus casas

con la mente llena

de promesas huecas;

y en la mano una

cubeta de plástico,

con el logotipo del

partido empobrecedor.

 

 

Así como el rubí,

el pueblo

ignora su valor.

 

Pues trueca un siglo

de promesas

a  cambio de una cubeta

donde lleva el vacío de

los potentados,

que sometieron,

someten y someterán

con la farsa, el miedo y

el chantaje.

 

La presa Madín y las garzas

Soy un ser humano que camina en estas hermosas colinas verdes pastoriles por los alrededores citadinos.

Llenos de flores e insectos y por sus plantas una variedad de olores destilan sus perfumes.

Más lo que siento en mi recuerdo son el lago de mi niñez

con sus garzas que caminan alrededor del agua de verdes matizados.

Aspiro este olor campirano de pétalos de violetas otoñales, güiros de chapulines

y sonidos del cencerro de las vacas bajo un atardecer de luz entre las montañas y nubes.

En la contemplación me digo a mí mismo:

¿Hacia dónde va el progreso de las ciudades enormes?

Me parece que no hacia este Paraíso.

 

Un poema más, se ha leído


Hola,

yo soy este poema,

tú eres su lector.

Antes que nada

gracias por leerme,

porque lees

un poema único entre millones habidos y por haber,

una página más entre la vasta literatura humana.

Estas palabras son para decirte

que eres uno más del mundo del arte libre

al leer un poema del instante

que habla con tus ojos y escucha tu interior.

Por lo cual somos comunicación espiritual;

no está editado con pompa,

no lo estudian las Academias,

no se distribuye por millones en el mundo,

no se traduce a ninguna lengua más,

no está masificada por el libre mercado,

sólo tú que lo entiendes,

afortunados humildes del idioma,

sabrás lo que tengo que expresarte.

Porque sólo ha sido escrito

para que el corazón escuche

y se vea a sí mismo en un espejo.

Este poema declama

que después de lo dicho,

sólo hay que decir,

estruendosamente,

el silencio.

Y este poema calla

y te dice adiós,

dándote las gracias de pasar por tu alma

y de ser leído por tu valiosa presencia.

Todas las palabras de estas poesías

se reúnen para decir:

¡Hasta siempre!”

Genaro Zúñiga Escobedo 

México 2012

 

Hipnotizadores

Un edificio de trazos arquitectónicos matemáticos.

Dentro del recinto: un pastel de mármoles y latón dorado.

Policías intimidantes y edecanes emperifolladas.

Cuatro hombres de traje con saco oscuro, camisa clara, corbata, lentes, reloj de mano Titanium, plumas de marca Parker, ellos son: la Junta de Gobierno.

Pero en un púlpito de maderas y barniz impecable, está él: El Gobernador del Banco de México.

También de traje, corbata, lentes, más una computadora portátil de mano  y un control de láser para señalar las gráficas proyectadas de su PC (Personal Computer).

Es hora de hablar, conferencia de prensa, las cámaras fotográficas parpadean de varios flash y las cámaras de video están en fila con su tripié así como otros comunicadores toman nota. El Gobernador acomoda el micrófono y suelta el silbido que encanta a las serpientes que lo miran y lo escuchan:

“Vamos bien, la economía mexicana está fuerte, en todos los sectores estamos sólidos, tenemos una plataforma para comenzar a crecer y todo esto no se debe a la Divina Providencia...Son medidas que hemos tomado, son correctas  y no hay que hacer ajustes.”

Y así lee un largo texto mientras pasan por el proyector las gráficas técnicas, de colores con medidas de índices, indicadores, tasas, ahorro fianciero, saldo real, billones de pesos, expectativas, valores, créditos, tipos de cambio, productividad, precios, inflación, macroeconomía, costo unitario, interés, mercado laboral, crecimiento, volatilidad, etcétera etcétera “México crecerá moderadamente dada la situación externa desfavorable”- dice y continua con un largo verborreo de pasteles porcentuales, loas inflacionarias, merengue trimestral, chantilly estadístico, pompas de jabón al alza y ese sonido sibilino para adormecer y crear en la mente la hipnósis de la virtualidad en ojos y oidos: el paraiso en el infierno y el infierno en el paraiso. 

Héroe, patriota, Dios, líder de los Universos,  son las imagenes idealizadas que trata de desplegar su lengua de propaganda, una autopropaganda, inflada como su propio cuerpo y sus propios bolsillos.

Termina el tecnicismo autoelogiante. Vienen las preguntas y respuestas del micropueblo hecho reporteros. Ningún obús que venga a mancillar su imagen virtual de gobernador, no, “Gran” gobernador. Un poco más de palabras, gráficas, apuntes con su pluma Parker y una pregunta incómoda que torea con la técnica hipnotizante de palabras sólo usadas en las alturas de las cumbres financieras y en las universidades de paga como ITAM. Fantasma de la autoridad, doctor de la lengua para hipnotizar a los súbditos a seguir en el sistema de sistemas de hierro. Una escena más y aburrida en los medios de comunicación masiva pero hipnotizante y sublime para las masas que repiten tras sus pantallas de plasma: “¡Vamos bien, estamos fuertes! ¡Más fuertes que Europa!” Y así repetirán una y otra vez hasta llegar a las próximas elecciones presidenciales.

Se levanta el Gobernador de su asiento y sale por una puerta entre flashazos, mientras lo siguen los cuatro hombres de traje, Junta de Gobierno, Subgobernadores –tres doctores y un licenciado - que guardan sus plumas Parker, apagan las gráficas, el proyector, se restregan el rostro y toda la conferencia sale del recinto de los asientos de terciopelo azul con resortes automáticos que cuando te levantas, se cierran.

Hombres de traje y señoritas emperifolladas toman un convivio de coctel en medio del pastel de mármoles, pirámide fría del dinero de latón dorado.

Salgo y me despido del policía que clava sus ojos en mis ojos. La señorita del control de prensa se despide de quienes salen a la calle:

“Que estén bien”.                       

                                              

                                            Inauguración de PRODECON

 

 

        “Protege, defiende a los contribuyentes”. La Procuraduría de

Defensa del Contribuyente inaugura sus instalaciones en avenida

Insurgentes Sur 954, edificio de diez pisos de alto y una sección para

atender las quejas de los usuarios frente al fisco. En la pantalla

televisiva de la entrada menciona los niveles que atiende en cuanto a

asesoría, reclamación hasta defensa del contribuyente. Macetas de

flores púrpuras hay en cada esquina así como música en inglés de

Michael Jackson. Los reporteros de radio, televisión y escritos,  se

sientan y esperan el corte de listón a cargo del Jefe de Servicio de

Administración Tributaria (SAT), Alfredo Gutierrez en nombre del

presidente de la república. Está programado que llegue para las 12:30

del día.

          Mientras tanto, llega el jefe de prensa de Prodecon que se

presenta con todos y cada uno de los periodistas a quienes les entrega

una tarjeta con su nombre, celular y correo electrónico. Se llama

Gerardo y viste de traje, corbata y está calvo. Platicaba con dos

reporteros colegas afablemente, ya que él en su tiempo también lo fue,

recordaba aquellos tiempos pero ahora la oportunidad estaba en

Prodecon. Los abogados y abogadas de traje y vestidos de noche estaban

en pleno sol. Ellos consumían cigarrillos uno tras otro mientras

pasaban los minutos y el Jefe del SAT, no llegaba.

             Más temprano que tarde se presentó la directora de

Prodecon, Diana Bernal Ladrón de Guevara, una mujer de unos 60 años,

maquillada, esbelta, con arrugas, pero con un ademán de segura

autoridad, tanto que al acercarse a Gerardo, éste se ruborizó y saludo

con loas a la directora. Una subalterna ensayaba con el micrófono las

explicaciones de cómo iba a funcionar la Prodecon y los reporteros

esperaban en tensa calma a que llegara el representante del fisco

Alfredo Gutierrez.

                Pasaron las 12:40, las 12:50, la 13:00, la 13:30,

hasta que el tumulto de abogados, señoritas edecanes y reporteros se

despabilaron al notar la llegada del jefe del SAT, que pasaba entre la

gente con su peculiar concentración de jefe de los cobradores de

impuestos. Vestía de traje y corbata como la mayoría, pero tenía

actitud de jefe y las cámaras de televisión apuntaban a él tanto como

las cámaras fotográficas. Llegó hasta el listón, le prestaron unas

tijeras, cortó la franja luego de posar un momento para la foto junto

con la directora de Prodecon.

             La ¨Procuraduría de Defensa del Contribuyente (PRODECON)

abría sus puertas a todo el público gobernado por la Secretaría de

Hacienda y Crédito Público. Al jefe del SAT, lo llevaron a conocer las

instalaciones junto con los reporteros. Luego pasaron al segundo piso

donde estaba la conferencia. También estaba por ahí en dos muletas, un

rostro conocido por el gobierno de Fox, como un coyote solitario de la

empresa Avantel, exsecretario de Hacienda, estaba Fransico Gil Díaz.

              Tomó la palabra Diana Bernal Ladrón de Guevara quien

dijo: “ A partir de este día la Prodecon  abre sus puertas para que el

contribuyente ya no sea un envalentonado sino un apoderado. Luego de

un año en que la Cámara de Diputados dio el presupuesto, Prodecon ha

sido creado y hoy tenemos el gusto de inaugurarlo. Como dijeron los

funcionarios en el ciclo de conferencias en honor de este organismo,

la Prodecon es un aliado de las autoridades fiscales para contribuir a

una frondosa recaudación de impuestos para el Estado mexicano...”.

                Luego tomó la palabra el jefe del SAT, Alfredo

Gutierrez: “ Es encomiable que entre las 300  oficinas del SAT que hay

en todo el país, de las cuales yo estoy a cargo, se creen estos

organismos que ayudarán a una mejor y más eficiente pago de impuestos

de todos los mexicanos. El SAT va ir siempre contra aquellos quienes

quieran evadir al fisco, es una obligación de este organismo el

cobrarles  hasta el último centavo a aquellos evasores de impuestos. A

esas personas el SAT va a intervenir para  que no rehuyan de sus

obligaciones fiscales y en cuanto al resto, buscaremos una eficiente

solución de las recomendaciones de Prodecon...”.

                Una salva de aplausos de los abogados trajeados, las

edecanes, los burócratas y Paco Gil. La directora, Diana Bernal dió

por concluida la conferencia de prensa. Los reporteros cercaron al

jefe del SAT, para hacerle preguntas quien salía encorvado de luces y

cámaras aduciendo que tenía otro acto que cubrir y ya había dicho lo

fundamental en la conferencia.

                 Los dos reporteros colegas salieron de insurgentes

sur 954 rumbo a la parada del camión y uno le preguntó al otro:

¿Cómo viste a la directora de Prodecon?

- En el apellido lleva la penitencia: Ladrón de Guevara, de Ernesto

“Che” Guevara. ¡Vaya una  institución que parece un cordero que ayuda

al pueblo pero en realidad es un aliado del lobo!

¿Cómo viste al Jefe del SAT?

Ese Gutierritos...Ese Gutierritos sí que es un proceso kafkiano. Hasta

una institución de un edificio de diez pisos se tiene que crear para

que la gente se ampare del jefe de las persecuciones fiscales. No me

gustaría ser presa de su persecución hacendaria.

            Y ambos periodistas se fueron en un microbús que

desapareció del horizonte a sus espaldas la avenida de Insurgentes

Sur, México, D.F.

 

                                            FIN

                                                                                 Genaro Zúñiga